Seamos ciudadanos de alta intensidad

Al ver fotos como ésta no queda duda: los gobiernos y los políticos han fallado en proteger nuestro mundo.


Si la opción de que el gobierno logre este cambio que tanto nos urge queda descartada ¿qué sigue?

En 2002, la revista Nexos publicó un artículo que hablaba de los "ciudadanos de baja intensidad", mexicanos enclaustrados en sus intereses particulares, desapegados de las causas públicas y con valores cívicos nulos.

La única salida, entonces, queda en nosotros, en dejar de ver únicamente por nuestros intereses como individuales y empezar a tener una orientación mayor hacia los problemas públicos.

Una forma de impactar de forma positiva es fijarnos en dónde estamos poniendo nuestro dinero.

Así como nuestro voto habla mucho de quiénes somos y qué país queremos, los productos que compramos y dónde ponemos nuestro dinero también dicen lo mismo... ¿y si empezamos a ser ciudadanos de alta intensidad?

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .