Comprar productos biodegradables no es de hipsters

Hasta mis 29 años pensaba que los productos biodegradables, orgánicos, veganos, sin gluten, ecológicos y ese larguísimo etcétera no tenían mucho sentido.


¿Para qué pagar más por lo mismo?

 
Hasta mis 29 años pensaba que comprar estos productos era un lujo y/o hipster.

 
Después de dos situaciones que viví (y contaré luego) me di cuenta que estaba MUY equivocado.


Comprar productos biodegradables importa e impacta muchísimo.


Pensemos en el detergente de la ropa que sale de la lavadora o el líquido para trapear que echamos en una cubeta que luego tiramos al drenaje.

 

Al no ser biodegradables, transportan sustancias que vienen del producto hasta las aguas mexicanas, y pasa esto:

 
1. Cuando tiramos estos litros y litros de producto al drenaje llevan consigo sustancias que no son biodegradables.

 

2. Estas sustancias terminan en lagos y ríos mexicanos y “funcionan” como nutrientes.

 

3. Este exceso de nutrientes hace que las plantas empiecen a crecer muchísimo.

 

4. Las plantas consumen más oxígeno del que hay, los animales se mueren (se ahogan LITERAL), nace el fango y los lagos y ríos mueren.

Image

El Río Atoyac en Puebla es uno de los más afectados por la actividad humana.

6 de cada 10 ríos en México están contaminados.

 

Comprar productos de limpieza biodegradables no es un lujo. Es necesario.

A muchas personas el término "biodegradable" puede sonar lejano o confuso, pero es necesario entender las implicaciones.

Somos las decisiones que tomamos y en Desplastifícate creemos que es el momento para empezar a tomar mejores decisiones para nosotros, nuestro país y nuestro planeta.


Dejar un comentario