⛰️ Las montañas son más importantes de lo que piensas ⛰️

En todo el mundo, las montañas tienen un significado y simbolismo distinto: son lugares dedicados a los dioses, son –en sí mismos– una deidad o espacios recreativos para escalar, explorar y conectar con la naturaleza. Pero más allá de su simbolismo, las montañas son fuentes de agua, energías renovables y de una gran cantidad de alimentos básicos para casi la mitad de la población mundial.
Debido a su altitud y orientación al sol, los ecosistemas de montaña son muy sensibles a las los cambios climáticos que genera hoy el calentamiento global: los animales y plantas endémicas pierden rápidamente su hábitat y les cuesta cada vez más sobrevivir. 
Hoy en día, los montañas enfrentan grandes retos, como la velocidad sin precedentes con la que pierden sus glaciares, esas enormes superficies de agua congelada que representan del 60% al 80% de nuestro suministro de agua dulcey la sobreexplotación y degradación que sufre su tierra, donde tienen origen 6 de los 20 cultivos alimenticios más importantes para el humano: maíz, papa, sorgo, cebada, tomate y manzana.
Sin embargo, estos retos tienen una solución poderosa y de alto impacto social, que fusiona la tradición agrícola, con la ciencia y la tecnología: la agroecología, un conjunto de conocimientos agrónomos y métodos de producción regenerativos y sostenibles, con los que se gestiona y mejora, de forma resiliente, la fragilidad del ecosistema en el que se vive, cultiva y cosecha. 
La agroecología crea un sistema de producción sostenible donde interactúan plantas, animales y humanos en un mismo ecosistema. Al interactuar, se aprovecha y conserva al máximo la biodiversidad, mediante el reciclaje de la biomasa (composta) y el uso de energías naturales y renovables (sol, aire y agua), beneficiando a la economía local y creando un impacto ambiental mínimo. El efecto de este sistema en los cultivos es muy positivo, porque garantiza su alta calidad alimentaria y crea un sistema agrícola más resistente al cambio climático.
La agroecología, en la montaña y en el mundo, crea vínculos saludables con los agricultores y el mercado local: se concentra en sus necesidades particulares, por lo que juega un papel importante en la erradicación de la pobreza y la hambruna en el campo, proveyendo a los agricultores con mejor calidad de vida, al promover el consumo y la producción sostenible de alimentos locales y el comercio justo, al mismo tiempo que preserva la identidad cultural y da visibilidad y viabilidad a las economías rurales. 
En Desplastifícate estamos apoyando la agroecología mexicana, ofreciéndote un nuevo producto de gran calidad, valor cultural y de montaña mexicana: café agroecológico de Veracruz, producido por mujeres campesinas de las zonas de Ixhuatlán del Café, Cosautlán de Carvajal y Amatlán de los Reyes. ¡Pruébalo! Te va a encantar el sabor de un producto justo, sostenible y que cuida la biodiversidad de nuestras montañas.

 


Dejar un comentario